lunes, 11 de noviembre de 2019

ERASE UN JUEZ DE CHOCOLATE CON NARIZ DE CACAHUATE


ERASE UN JUEZ DE CHOCOLATE CON NARIZ DE CACAHUATE

Conocí a José Refugio Alejandro León Flores como Secretario de Estudio y Cuenta de la entonces Quinta Sala Civil del Tribunal Superior de Justicia de Puebla en el lejano año de mil novecientos noventa y tres o noventa y cuatro.

Su jefa, la Magistrada (hoy jubilada, gracias a Dios) Consuelo Margarita Palomino Ovando era todo lo que un juzgador no debía ser: prepotente, altanera, desconocedora de la ley y propicia a meter mano en asuntos jurisdiccionales cuando éstos afectaban sus intereses.

¿Cómo olvidar cuando acusó de fraude a alguna ex pareja suya y cuando su ex amante exhibió en efectivo la multimillonaria suma que el Juez  le fijó de fianza para alcanzar su libertad bajo caución?

Pero regresemos al tema que nos ocupa: Alejandro León flores no era más que otro funcionario menor que nada representaba.

Moreno, sin chiste, feo hasta la pared de enfrente y sobre todo nada brillante.

En aquélla lejana época salía con una humilde Secretaria de un Juzgado Civil que hoy es Magistrada y cuyo nombre me reservo por razones evidentes.

Honestamente me sorprendió cuando lo hicieron Juez, empero, en aquélla época los proyectistas de los Magistrados ocupaban ipso facto las vacantes de jueces mientras éstos se repartían los lugares a conveniencia.

Después le perdí la pista a Alejandro León Flores ya que mi trayectoria profesional se desarrolló en la Capital de la República hasta que el reportaje de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad –elaborado por el brillante periodista Ernesto Aroche- desnudó el hecho de que dicho togado carecía de título profesional y que usaba la cédula de un Ingeniero para cubrir la ausencia de tal documento.

La idea de la comisión de múltiples delitos se vino a mi mente y la esperanza de verlo cesado o tras la rejas me emocionó hasta el punto de las lágrimas.

Por fin –gracias a la prensa libre- un juzgador que no debía serlo iba a dejar de ejercer esa delicada función pública,

O por lo menos eso aseguraba yo hace algunos meses ante el escándalo nacional que se vino encima de la Judicatura Poblana gracias al excelente trabajo de investigación de Aroche.

Pero nada paso.

José Refugio Alejandro León Flores sigue siendo Juez Penal de Cholula

Por lo que me puse a investigar sobre lo acontecido y lo que encontré me dejó helada.

Veamos:

Para empezar debo decir que Alejandro León Flores es compadre de grado del Magistrado Joel Sánchez Roldan, Titular de la Comisión de Vigilancia y Visitaduría del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial del Estado de Puebla.

O sea, el Visitador de los jueces locales es uno de quienes protegen a capa y espada al Juez Chocolate ya que le remojó al mocoso atrás tiempo.

Luego, indagué sobre los escándalos de corrupción de dicho togado y, efectivamente, me fue confirmado por diversos litigantes que León Flores cobraba – o cobra- por todo en el órgano Jurisdiccional a su cargo.

Por tramitar un asunto en la vía sumaria ciento ochenta mil.

Por sentencia absolutoria hasta trescientos mil.

¿Y qué pasa?

Absolutamente nada

Nadie se queja y si alguien lo hiciera la queja la recibe su compadre Joel Sánchez Roldan.

Pero ahí no acaba todo.

El “soltador” de Alejandro León Flores era un Secretario de nombre Salvador a quien recientemente hicieron Juez en Tehuacán.

¿Y a poco nadie lo sabía?

Por supuesto que sí.

Pero el Juez de Chocolate goza también de la protección del Magistrado Jared Albino Soriano Hernández, quien fuera su compañero Secretario Proyectista en la extinta Quinta sala Civil del Tribunal Superior de Justicia de Puebla.

Jared Soriano era Secretario de Álvaro López Rubí y Alejandro León de Margarita Palomino, como ya habíamos dicho.

Así que la relación de complicidad entre ambos personajes data desde hace varias décadas.

¿Y por qué protege Jared Soriano a Alejandro León?

La respuesta es muy sencilla: por dinero.

Así como Pacheco Pulido instituyó en el Poder Judicial Poblano la máxima de que “tiburón que no salpica se convierte en sardina”, el Juez Chocolate salpica y mucho.

Los días lunes Jared manda a su esbirro consentido de nombre Raúl apodado “La Parca” para recoger los moches de lo que cayó en la semana.

¿Y las múltiples quejas administrativas existentes en su contra en el Consejo de la Judicatura?

Bien, gracias.

De las mismas conoció el tierno pero inútil Magistrado Roberto “Bobby” Flores Toledano, quien fuere amigo de infancia del extinto dictador Rafael Moreno Valle Rosas y el que dictaminó que el responsable de que el Juez sin título ejerciera durante décadas como resolutor de primera instancia de Puebla no era él sino el Pleno de Magistrados que lo nombró.

Muchos de los cuales hoy por hoy están jubilados o muertos.

Afortunadamente el Magistrado Presidente del Poder Judicial del Estado al ver ese bodrio legal lo mandó por las cocas y lo puso a elaborar un nuevo proyecto.

Pero no debemos olvidar que Jared Albino Soriano Hernández es abogado personal del señor Rafael Posada Cueto, dueño de Lomas de Angelópolis, cuyo yerno es el  nefando Juan Pablo Piña Kurczyn, quien sigue trabajando con Manzanilla en la Secretaria General de Gobierno en esta 4T cemitera.

Así que la red de protección que rodea a Alejandro León Flores es inmensa.

Pero hay una esperanza ya que “alguien” mandó a seguir a “la Parca” y lo tienen grabado recibiendo los sobres con los moches semanales de mano de la Secretaria Particular de León Flores.

O sea, que otro escándalo se avecina.

Y si no me creen daremos tiempo al tiempo.

Mientras seguiré entonando la melodía de Cri Cri (adaptada para las circunstancias) que dice: “Era un Juez de Chocolate con nariz de cacahuate y que se sentía protegido hasta que la  verdad salió a la luz”.

DUDAS QUE MATAN

Nuestra inútil alcaldesa Claudia Rivera Vivanco tiene una gran debilidad por los disfraces.

Primero la vimos vestida de Catrina (sobre alimentada, por cierto) y luego la vimos disfrazada de conductora de Rally.

¿Cuándo se pondrá el traje de Edil de la Cuarta Ciudad más importante del país para atender los graves problemas de inseguridad, ambulantaje y prostitución que aquejan a la Angelópolis?

Conste que es pregunta.

¡Hasta la próxima!

2 comentarios:

lunes, 11 de noviembre de 2019

ERASE UN JUEZ DE CHOCOLATE CON NARIZ DE CACAHUATE


ERASE UN JUEZ DE CHOCOLATE CON NARIZ DE CACAHUATE

Conocí a José Refugio Alejandro León Flores como Secretario de Estudio y Cuenta de la entonces Quinta Sala Civil del Tribunal Superior de Justicia de Puebla en el lejano año de mil novecientos noventa y tres o noventa y cuatro.

Su jefa, la Magistrada (hoy jubilada, gracias a Dios) Consuelo Margarita Palomino Ovando era todo lo que un juzgador no debía ser: prepotente, altanera, desconocedora de la ley y propicia a meter mano en asuntos jurisdiccionales cuando éstos afectaban sus intereses.

¿Cómo olvidar cuando acusó de fraude a alguna ex pareja suya y cuando su ex amante exhibió en efectivo la multimillonaria suma que el Juez  le fijó de fianza para alcanzar su libertad bajo caución?

Pero regresemos al tema que nos ocupa: Alejandro León flores no era más que otro funcionario menor que nada representaba.

Moreno, sin chiste, feo hasta la pared de enfrente y sobre todo nada brillante.

En aquélla lejana época salía con una humilde Secretaria de un Juzgado Civil que hoy es Magistrada y cuyo nombre me reservo por razones evidentes.

Honestamente me sorprendió cuando lo hicieron Juez, empero, en aquélla época los proyectistas de los Magistrados ocupaban ipso facto las vacantes de jueces mientras éstos se repartían los lugares a conveniencia.

Después le perdí la pista a Alejandro León Flores ya que mi trayectoria profesional se desarrolló en la Capital de la República hasta que el reportaje de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad –elaborado por el brillante periodista Ernesto Aroche- desnudó el hecho de que dicho togado carecía de título profesional y que usaba la cédula de un Ingeniero para cubrir la ausencia de tal documento.

La idea de la comisión de múltiples delitos se vino a mi mente y la esperanza de verlo cesado o tras la rejas me emocionó hasta el punto de las lágrimas.

Por fin –gracias a la prensa libre- un juzgador que no debía serlo iba a dejar de ejercer esa delicada función pública,

O por lo menos eso aseguraba yo hace algunos meses ante el escándalo nacional que se vino encima de la Judicatura Poblana gracias al excelente trabajo de investigación de Aroche.

Pero nada paso.

José Refugio Alejandro León Flores sigue siendo Juez Penal de Cholula

Por lo que me puse a investigar sobre lo acontecido y lo que encontré me dejó helada.

Veamos:

Para empezar debo decir que Alejandro León Flores es compadre de grado del Magistrado Joel Sánchez Roldan, Titular de la Comisión de Vigilancia y Visitaduría del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial del Estado de Puebla.

O sea, el Visitador de los jueces locales es uno de quienes protegen a capa y espada al Juez Chocolate ya que le remojó al mocoso atrás tiempo.

Luego, indagué sobre los escándalos de corrupción de dicho togado y, efectivamente, me fue confirmado por diversos litigantes que León Flores cobraba – o cobra- por todo en el órgano Jurisdiccional a su cargo.

Por tramitar un asunto en la vía sumaria ciento ochenta mil.

Por sentencia absolutoria hasta trescientos mil.

¿Y qué pasa?

Absolutamente nada

Nadie se queja y si alguien lo hiciera la queja la recibe su compadre Joel Sánchez Roldan.

Pero ahí no acaba todo.

El “soltador” de Alejandro León Flores era un Secretario de nombre Salvador a quien recientemente hicieron Juez en Tehuacán.

¿Y a poco nadie lo sabía?

Por supuesto que sí.

Pero el Juez de Chocolate goza también de la protección del Magistrado Jared Albino Soriano Hernández, quien fuera su compañero Secretario Proyectista en la extinta Quinta sala Civil del Tribunal Superior de Justicia de Puebla.

Jared Soriano era Secretario de Álvaro López Rubí y Alejandro León de Margarita Palomino, como ya habíamos dicho.

Así que la relación de complicidad entre ambos personajes data desde hace varias décadas.

¿Y por qué protege Jared Soriano a Alejandro León?

La respuesta es muy sencilla: por dinero.

Así como Pacheco Pulido instituyó en el Poder Judicial Poblano la máxima de que “tiburón que no salpica se convierte en sardina”, el Juez Chocolate salpica y mucho.

Los días lunes Jared manda a su esbirro consentido de nombre Raúl apodado “La Parca” para recoger los moches de lo que cayó en la semana.

¿Y las múltiples quejas administrativas existentes en su contra en el Consejo de la Judicatura?

Bien, gracias.

De las mismas conoció el tierno pero inútil Magistrado Roberto “Bobby” Flores Toledano, quien fuere amigo de infancia del extinto dictador Rafael Moreno Valle Rosas y el que dictaminó que el responsable de que el Juez sin título ejerciera durante décadas como resolutor de primera instancia de Puebla no era él sino el Pleno de Magistrados que lo nombró.

Muchos de los cuales hoy por hoy están jubilados o muertos.

Afortunadamente el Magistrado Presidente del Poder Judicial del Estado al ver ese bodrio legal lo mandó por las cocas y lo puso a elaborar un nuevo proyecto.

Pero no debemos olvidar que Jared Albino Soriano Hernández es abogado personal del señor Rafael Posada Cueto, dueño de Lomas de Angelópolis, cuyo yerno es el  nefando Juan Pablo Piña Kurczyn, quien sigue trabajando con Manzanilla en la Secretaria General de Gobierno en esta 4T cemitera.

Así que la red de protección que rodea a Alejandro León Flores es inmensa.

Pero hay una esperanza ya que “alguien” mandó a seguir a “la Parca” y lo tienen grabado recibiendo los sobres con los moches semanales de mano de la Secretaria Particular de León Flores.

O sea, que otro escándalo se avecina.

Y si no me creen daremos tiempo al tiempo.

Mientras seguiré entonando la melodía de Cri Cri (adaptada para las circunstancias) que dice: “Era un Juez de Chocolate con nariz de cacahuate y que se sentía protegido hasta que la  verdad salió a la luz”.

DUDAS QUE MATAN

Nuestra inútil alcaldesa Claudia Rivera Vivanco tiene una gran debilidad por los disfraces.

Primero la vimos vestida de Catrina (sobre alimentada, por cierto) y luego la vimos disfrazada de conductora de Rally.

¿Cuándo se pondrá el traje de Edil de la Cuarta Ciudad más importante del país para atender los graves problemas de inseguridad, ambulantaje y prostitución que aquejan a la Angelópolis?

Conste que es pregunta.

¡Hasta la próxima!

2 comentarios: